Mi primer tatuaje y sus cuidados

Esta quizá sea la entrada que más esperáis desde hace casi 2 años, cuando os dije que me iba a tatuar todos me pedisteis fotos, así que empezaremos por el principio.

Siempre me han encantado los tatuajes pero nunca me he atrevido por el pánico que le tengo a las agujas, sí sí, después de tantas sesiones le sigo teniendo pánico. Soy la típica que cuando me tengo que sacar sangre monto el “pollo” en el centro de salud, mala cara por aquí, mareos por allá, mi madre muerta de vergüenza…
Así que cuando un familiar mío empezó a tatuarse ya me entró el gusanillo y me animé a hacerlo.

Lo que quería lo tenía claro, una hada. No tiene ningún significado en sí, solo que de siempre me han encantado las hadas y “sus mundos”, así que es una forma de llevarlo siempre encima. Se me van los ojos detras de cada cosa de estas, ya sean figuritas, posters, cuadernos, fotos… Peeeero hay una cosa de ellas que no me gusta, y son las caras que les suelen poner, las orejas picudas, la cara alargada con la nariz fina… así que para llevar una cosa que no me gusta decidí ponerle la cara de mi hermana (que para mí es preciosa, logicamente).

Bueno, llegué al local a explicarle al chico lo que quería y preguntar precios (nerviosísima y eso que solo iba a preguntar). Le expliqué mi idea, quería un tatuaje a color y pequeño, que me ocupara el omoplato, una cosa que quería sí o sí es que estuviese girada mirándome. Así que le dije que la quería de pie con un vestido largo y que se estuviera girando, me dijo que para que la cara se pudiera apreciar el tatuaje tendría que ser algo más grande y que para que estuviera de pie el tatuaje me llegaría hasta el culete, así que pensé sentarla en un columpio para acortar la zona.
Ya con mi cita cogida más feliz que una perdiz, a los días le mandé varias fotos que encontré por internet que me gustaron, las alas, la forma del cuerpo, el vestido, la foto de mi hermana… y a los pocos días fui a ver el boceto. En cuanto llegué y lo vi se me aflojaron las piernas, ¡¡¡era enorme!!! y eso que el boceto solo era desde la cabeza a la cadera, pero me dijo que no me preocupara que lo iba a reducir.
Me fui y a la semana o así me mandó el boceto entero, cuando miré el movil y vi la imagen mi corazón se disparó a 1000 por hora (con eso quiero que veáis el temor que le tengo a las agujas solo de imaginármelo, jajaja).

Así que pasó el tiempo hasta que llegó el gran día, yo pensaba “madre mía Azahara, como te pones cuando te sacan sangre imagínate cuando te claven una y otra vez las agujitas por la espalda”. Llegúe allí y era un manojo de nervios. Cuando llegué y vi la plantilla del tatuaje era más grande de lo que yo me lo imaginaba, no me importó ya que me encantaba tal y como era, pero es lo que me dijo, si me lo hace más pequeño la cara apenas se apreciaría.

Let’s go!

Sudores, palpitaciones, ganas de salir corriendo… me senté, apreté los ojos, los dientes, las manos, el escuchar el aparato de tatuar andar no me tranquilizó precisamente, y comenzamos. Me dolía un poquito pero era soportable, en la primera sesión solo se tiraron las líneas y se rellenó el color de la piel del hada, porque una cosa que no he dicho he necesitado unas 4 o 5 sesiones.

Las siguientes sesiones fueron peores, ya que era todo relleno, y ahí si me preguntáis: ¿Duele? -Sí duele, señores. Hay zonas en las que el dolor es más llevadero, y hay otras en las que se te saltan las lágrimas literalmente. También tengo que decir que el umbral del dolor de cada persona es diferente, yo soy una quejona pero me he demostrado a mí misma que lo aguanto bastante bien.
La zona baja del omoplato pegando a la axila ahí no me dolía nada, la zona del trapecio ahí sí que molestaba un poco, pegado a la columna y a la axila es como si una agujita te fuera rallando la piel, y lo peor de todo, los lumbares y la zona de la cintura, eso para mí es la muerte en vida, no os exagero, mi sensación era como si con un cutter me rajaran literalmente la espalda. De ahí que haya necesitado tantas sesiones, ya que en esa zona estaba todo lo gordo del tatuaje y hay momentos en los que la piel y el dolor dice “Basta”.

Y me preguntaréis:
¿Merece la pena pasar tanto dolor? -Para mí sí, me ha dolido bastante, pero a poquito a poco, ya tengo mi tatuaje para siempre.
¿Te volverías a tatuar? -Con los ojos cerrados, sin duda alguna por supuesto que sí.

Pero para mí era peor las 2 semanas de curación de después de cada sesión. Mi tatuaje es bastante grande así que era un incordio para dormir y para sentarme, ya que en ese tiempo (2 meses y pico en total pero espaciados en 1 año y poco) yo no apoyaba la espalda ya que con la crema me daba la sensación que iba a manchar todo y que si me apoyaba no me iba a respirar el tatuaje (una que es paranoica), así que dormía del otro lado o boca abajo.

Yo os voy a contar como eran mis curas, pero si os tatuais seguid las indicaciones de vuestro tatuador.
Me lo lavaba 3 veces al día, mañana, al medio día y noche, con gel con pH neutro, me lo secaba con papel de cocina y después me aplicaba una buena capa de Bepanthol (comprado en farmacias) o una crema que también compraba a veces allí en el local (no recuerdo el nombre de la crema, era especial para tatuajes). Cuando llevaba una semana o así, la semana restante podía sustituir el Bepanthol por vaselina pura (es más económica).
Y después de esas 2 semanas solo hidratar el tatuaje diariamente con vuestra crema habitual.
Los 3 primeros días si iba a tener roce con la ropa el tatuador me recomendó taparlo con plástico. Por si os sirve, para no tener problemas con el sujetador yo usaba copas adhesivas de Sephora, en invierno se pegan muy bien pero en verano con el sudor se despegan), también os aviso que el Bepanthol mancha la ropa, os recomiendo que cojáis lo más viejo que tengáis, yo usaba camisetas de propaganda y camisetas viejas. Y en cada cura echaba esa camiseta a lavar y cogía una limpia.

Una vez contada mi experiencia y los cuidados os digo donde me lo hice, el sitio se llama Inkviati tattoo, está en la avenida Virgen de los Dolores, nº 8 (Córdoba).
Os dejo el facebook y el Instagram por si queréis echar un vistazo a los tattos.
En chico se llama Javi, y sobra decir que es un artista. De los tatuadores que conozco en Córdoba yo diría que es el mejor. Aparte tiene una paciencia infinita, siempre iba hecha un flan y no paraba de contarme cosas para distraerme.

Sobre el precio no podría deciros, ya que un tatuaje a color, grande y que sea en varias sesiones, siempre será más caro que uno pequeño y en color negro. Lo ideal sería que llaméis a cualquier tatuador donde decidáis ir y que os informe, ya que cada uno tiene sus precios.

Así que yo estoy contentísima con mi tatuaje, habrá gente que le guste, gente que no, gente que me dirá que me voy a arrepentir, que cuando sea mayor se me va a ver horrible, y ya os contesto de antemano, no me voy a arrepentir de llevar un hada y mucho menos de llevar a mi hermana en la espalda, y cuando sea mayor me preocuparé de estar bien de salud y no de si me pega o no me pega llevar un tatuaje a esa edad (seré una abuela molona) 🙂

Me volveré a tatuar, eso lo tengo segurísimo, aún no sé ni el qué ni la zona. Si vosotros decidís tatuaros, por favor que sea en un sitio donde cumplan todas las normativas de seguridad e higiene, con la salud no se juega y un tatuaje no deja de ser una herida (más grande o más pequeña) en la piel.

Aún tengo que ir a mi tatuador para que vea como ha quedado y si necesito algún retoque. Debería de haber ido hace muchos meses pero como tengo la cabeza “más pa’llá que pa´cá” se me olvida ir. Así que si necesita retoque ya os lo enseñaré otra vez más adelante.

Se me quedan muchas cosas en el tintero, así que si tenéis alguna duda podéis dejarme un comentario.

Y aprovecho para decir que es una pena que hoy en día la gente siga viendo mal el tema de estar tatuado, ni soy peor ni mejor persona por llevar uno y mi trabajo lo voy a seguir haciendo exactamente igual. Yo lo veo como una manera de adornar tu cuerpo, igual que cuando te maquillas, vas a la peluquería a ponerte unas mechas o ponerte la muñeca llena de pulseras, solo que es para “siempre”.

Y vosotros ¿tenéis tatuajes?

Hasta la próxima 😉

compartelo

Anuncios

8 pensamientos en “Mi primer tatuaje y sus cuidados

  1. Que bonito es!
    A mi me encantan los tatuajes y me encantaría tener uno pero no logro encontrar uno que me convenza del todo y además no se si termino de verme a mi con un tatuaje.
    Eso no quita que esté obsesionada con ellos y que me encante verlos en la gente y morirme de envidia.

    Ha tenido que ser muy valiente para empezar con algo tan grande y me alegra que estes tan contenta con el resultado =)

    un beso
    julia

    lanenasevistedeseda.wordpress.com

  2. Yo estoy pensando en hacerme unas mariposas entre la espalda y el cuello, tres pequeñas como las tuyas, además en el mismo color … solo tengo que dar el paso de decidirme e ir al tatuador.

  3. No quiero desilusionar ni hacer daño, pero de verdad está fatal hecho…ese perfil…las proporciones del cuerpo…
    Soy diseñadora, sé de lo que hablo, yo pediría la devolución del dinero.

    Un saludo.

    • Pues para ser diseñadora deberías saber que un dibujo en una superficie plana dependiendo del ángulo de donde cojas la foto se puede ver algo modificado en cuanto a las proporciones.

      Otro saludo para ti. Ah, y no voy a pedir la devolución del dinero de mi tatuaje, me encanta 😉

  4. Pingback: Mi vestido para boda | AzaharaMakeup

  5. Esta muy bien!! Gracias por comentar tu experiencia. Yo voy a tatuarme con zipo también, me esta personalizando el diseño y aunque tengo 2 tatuajes más estoy muy nerviosa de pensar en el dolor ya que será bastante grande :S. Pero el dolor pasa y luego super contenta jeje, a ver como va.. un saludo y espero que vuelvas a animarte y nos cuentes 🙂

¡Participa! Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s